Artículos destacados


Fecha de publicación : septiembre 19, 2020

 

El ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Simon Coveney, ha reiterado la posición de su país respecto a la cuestión del Sáhara marroquí, que aboga por un arreglo político en el marco del proceso de la ONU.

En respuesta a una pregunta de un diputado de su país sobre las relaciones con Marruecos, cuyos notorios progresos en los últimos años están empañando las acaloradas mentes de los enemigos de la integridad territorial, especialmente después del anuncio de la apertura próximamente de una Embajada de Irlanda en Rabat, Coveney subrayó que su país “apoya el proceso dirigido por las Naciones Unidas y los esfuerzos del secretario general de las Naciones Unidas para llegar a un arreglo político definitivo” de la cuestión del Sáhara.

Contrariamente a la lectura sesgada de APS, la respuesta del jefe de la diplomacia irlandesa quedó enmarcada por la posición inmutable de su país sobre la cuestión del Sáhara, que está en perfecta conformidad con la de la ONU.

A través de un vicioso juego de comillas y de citas inventadas y descontextualizadas, APS atribuye al ministro irlandés un pretendido apoyo de su país al “referéndum de autodeterminación”, una opción que ha sido enterrada por la ONU y a la que Coveney no ha hace ninguna alusión.

Por el contrario, en su respuesta, el jefe de la diplomacia irlandesa insiste en la neutralidad positiva de su país y se remite a la decisión que debe tomar la ONU.

“No tenemos opinión sobre el resultado de esa decisión”, afirmó Coveney.

Rechazando cualquier instrumentalización de los derechos humanos, que es una actividad favorita de Argelia y sus relevos del polisario, Coveney aseguró que trata esta cuestión con regularidad y sin complejos ni complacencia con las autoridades marroquíes siempre que la oportunidad lo permite.

“Mi departamento está en contacto permanente con la embajada de Marruecos. Me reuní con el embajador del Reino en julio de 2019, cuando acompañó al presidente de la Cámara de Representantes, Habib El Malki, durante su visita a Dublín. Durante esta reunión, tuvimos un intercambio de los puntos de vista muy útil sobre una serie de cuestiones políticas, comerciales y económicas, la de los derechos humanos inclusive”, recordó el jefe de la diplomacia irlandesa.

En este sentido, el mismo añadió que “altos funcionarios de su departamento se reúnen regularmente con el embajador de Marruecos para examinar una amplia gama de cuestiones, incluida la de los derechos humanos”.

El respeto de los derechos humanos, explicó, “es parte elemental de la política exterior de Irlanda y tratamos constantemente de evocar las cuestiones de derechos humanos a través de los canales más apropiados y eficaces, incluso a nivel bilateral y europeo, y mediante el mecanismo del Examen Periódico Universal de las Naciones Unidas”.

Lo mismo se aplica a Marruecos. La cuestión de los derechos humanos se examina con toda franqueza y transparencia en los diversos foros dedicados a este tema a niveles nacional, regional e internacional, en los que se evalúan debidamente los importantes avances logrados en este ámbito.

Coveney concluyó su respuesta expresando su entusiasmo por profundizar las relaciones con el Reino.

“Espero con interés profundizar nuestro compromiso bilateral y nuestro diálogo con Marruecos con la apertura de una embajada de Irlanda en Rabat”, afirmó el jefe de la diplomacia irlandesa.

Esta frase fue, por supuesto, suprimida de la nota de APS para mantener la habitual trama de odio que, además de la intoxicación y la manipulación, constituye el núcleo del negocio de la agencia.

Huelga recordar, en este contexto, la nota publicada recientemente por APS, en la que afirma que una organización denominada “Oficina de Litigios de las Naciones Unidas en Ginebra” rechazó una denuncia de un grupo de activistas políticos argelinos “24 horas después de su presentación y del examen de su contenido por los delegados jurídicos de la Oficina”.

Esta nota, inventada de principio a fin, le valió a la agencia argelina una mordaz aclaración por parte de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que precisó que la información que contiene dicha nota “fue completamente inventada de principio a fin” y que no existe ningún órgano de derechos humanos de las Naciones Unidas que lleve el nombre de “Oficina de Litigios de las Naciones Unidas en Ginebra”.
…………………..

 Adil Zaari Jabiri
16/09/2020