Artículos destacados


Fecha de publicación : abril 7, 2018

Bourita explica las evoluciones de la situación en el Sahara a la prensa internacional acreditada en la ONU

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación Internacional, Nasser Bourita, expuso, miércoles en Nueva York, las evoluciones que marcaron últimamente el dosier del Sahara marroquí, ante representantes de los medios de comunicación acreditados en Naciones Unidas.

Informó que “por altas instrucciones de Su Majestad el Rey Mohammed VI, he entregado, junto con el representante de Marruecos en la ONU, un mensaje escrito de Su Majestad el Rey al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, sobre las evoluciones gravísimas que se producen en la zona al Este del dispositivo de defensa, en la región en la región del Sahara marroquí”.

El Soberano mantuvo, igualmente, una conversación con Guterres, indicó el ministro, antes de agregar “por temor a que la situación en Bir Lahlou y en Tifariti, en esta zona al este del dispositivo de defensa, empeore o no se resuelva como era el caso para Guergarat, SM el Rey ha expresado al secretario general, en nombre de todas las fuerzas vivas nacionales, con todas sus tendencias y sensibilidades, el rechazo claro, firme y decidido de Marruecos a estas provocaciones y estas incursiones por el Polisario en esta zona y que son inadmisibles e inaceptables”.

Su Majestad el Rey, prosiguió Bourita, recordó al secretario general que “estas maniobras son una amenaza al alto el fuego proclamado en el Sahara desde el 6 de septiembre de 1991. Es una violación del derecho internacional y de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”, dijo para agregar que “estas maniobras comprometen seriamente el proceso político, dirigido bajo la égida exclusiva de las Naciones Unidas por el enviado personal, Horst Kohler”.

Su Majestad el Rey recordó igualmente al secretario general que en este diferendo regional que dura desde más de 40 años, “Argelia tiene una responsabilidad flagrante. Argelia financia, Argelia alberga, Argelia arma, Argelia apoya diplomáticamente al Polisario”.

Es por estas razones que Marruecos llamó siempre a que Argelia participara activamente en el proceso político, que Argelia asumiera sus responsabilidades en la búsqueda de la solución y que Argelia desempeñara un papel a la altura de su responsabilidad en la génesis y la evolución de este diferendo regional.

Además, Bourita se reunió con el presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para el mes de abril, el representante permanente de Perú,Gustavo Meza-Cuadra, para informarle del contenido del mensaje real, y de las conversaciones con el secretario general.

“El mensaje claro que Marruecos ha transmitido hoy tanto a la Presidencia del Consejo como al secretario general de las Naciones Unidas”, explicó, “es un mensaje de advertencia. La situación es grave, y lo que sucede en esta zona no es “business as usual”. Se asiste a un cambio del estatuto jurídico e histórico de la zona al este del dispositivo de defensa”.

Marruecos, indicó, presentó al SG “hechos y pruebas de estas acciones inadmisibles”. Estos encuentros brindaron la ocasión de recordar que el representante especial del SG, Colin Stewart, jefe de la Minurso, “no ha sido aún recibido por el polisario, porque el polisario le ha impuesto una condición: que fuera recibido en Tifariti o Bir Lahlou y no en Tinduf, en Argelia, como ha sido el caso desde la creación de la MINURSO”.

Esto, se indignó Bourita, “es un hecho nuevo, un precedente peligroso”, añadiendo que “el polisario chantajea a la MINURSO y al representante especial del SG al querer imponer un lugar de encuentro, que está dentro de esta zona, lo que nunca ha sido hecho antes”.

El segundo hecho que la parte marroquí compartió con el secretario general, continuó el ministro, “es una carta del polisairo al comandante de la fuerza militar, el 24 de marzo, en la cual el polisario informa a la Minurso de su intención de instalar puestos militares fijos en esta zona al este del dispositivo de defensa”.

El tercer hecho, son las declaraciones públicas del polisairo, animado por Argelia, sobre el “despliegue de algunas estructuras del polisario de Tinduf hacia esta zona. Se habló de un supuesto Ministerio de Defensa, una supuesta Presidencia de la República, una secretaría nacional del polisario que serían transferidos de Tinduf hacia Tifariti o Bir Lahlou al este del dispositivo de defensa”.

Marruecos, añadió el ministro, compartió con el secretario general fotografías tomadas por satélite que muestran que construcciones son hechas. “Imágenes del 8 de agosto muestran que existían cimientos en esta zona, la imagen del 26 de marzo muestra que las construcciones están completadas y cuarteles militares ya están ahí. Muchas construcciones se hicieron desde agosto yhasta hoy en dia en esta zona”, dijo.

Todo ello denota una “voluntad del polisario, animado por Argelia, para cambiar la naturaleza de esta zona”, subrayó Bourita.

“Marruecos, compartiendo estas informaciones, subrayó de la manera más clara, que no puede tolerar un semejante cambio”, dijo para precisar que “si la comunidad internacional, el Consejo de Seguridad y las Naciones Unidas no asumen su responsabilidad, Marruecos asumirá las suyas para impedir dicho cambio, y para impedir este desafío a la legalidad internacional y a las resoluciones de las Naciones Unidas, y esta amenaza a la paz y la estabilidad en esta región”.

Bourita recordó que por instrucciones de Su Majestad el Rey, el representante permanente de Marruecos en la ONU ya había informado al Consejo de Seguridad el fin de semana pasado que “si no se hace nada, Marruecos considerará que se trata de un casus belli, y Marruecos actuará en consecuencia “

“Marruecos, añadió, no podrá permitir este cambio, y que esta zona, que estaba confiada a las Naciones Unidas, esté entre las manos de un movimiento militar con conexiones sospechosas”.

Marruecos, que siempre privilegió la paz en su territorio, e incluso en otros lugares con todas sus contribuciones a las operaciones de mantenimiento de la paz, “advierte de que lo que ocurre es intolerable, y exigirá una reacción de Marruecos si el Consejo de Seguridad y las Naciones Unidas no asumen su responsabilidad”, concluyó el ministro.

 05/04/2018