Artículos destacados


Fecha de publicación : junio 27, 2018

Bourita recibe en Rabat al enviado personal del SG de la ONU para el Sáhara marroquí

 El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Nasser Bourita, recibió, hoy miércoles en Rabat, al enviado personal del Secretario General de las Naciones Unidas para el Sáhara marroquí, Horst Köhler, que efectúa actualmente una visita a Marruecos en el marco de una segunda gira regional.

Köhler, que ya ha visitado Argelia y Mauritania, continuará su visita a Marruecos en las provincias del Sur del Reino, para constatar de primera mano los esfuerzos realizados en términos de desarrollo socioeconómico en la región.
Esta gira regional se produce después de la adopción de la resolución 2414 del 27 de abril de 2018, en la que el Consejo de Seguridad de la ONU reafirmó la preeminencia de la Iniciativa Marroquí de Autonomía, preconizó que el realismo y el espíritu de compromiso son esenciales para avanzar hacia una solución política realista, pragmática y duradera del conflicto regional sobre el Sáhara marroquí, pidiendo expresamente a los países vecinos y, por lo tanto, a Argelia, “aportar una contribución importante al proceso y comprometerse más fuertemente para avanzar hacia una solución política”.
De hecho, la resolución 2414 del Consejo de Seguridad sobre el Sáhara marroquí aclaró tres puntos esenciales. La primera se refiere al estatuto histórico y jurídico al Este del dispositivo de defensa y a las acciones del Polisario. A este respecto, el Consejo de Seguridad confirmó el estatuto de la zona situada al Este del dispositivo de defensa, a saber, una zona tampón sujeta a los acuerdos del alto el fuego, donde no pueden llevarse a cabo actividades civiles o militares.
El segundo punto define el objetivo del proceso político, a saber, “alcanzar una solución política realista, realizable y duradera basada en el acuerdo”, términos que se identifican con la solución política defendida por Marruecos, en el marco de la Iniciativa Marroquí de Autonomía.
El tercer punto identifica claramente a los actores, al pedir expresamente a los países vecinos y, por lo tanto, a Argelia, “aportar una contribución importante al proceso y comprometerse más fuertemente para avanzar hacia una solución política”.
Así pues, la resolución del Consejo de Seguridad confirma el estatuto de Argelia como actor y parte concernida, que debe implicarse activamente en la búsqueda de una solución política.
En el aspecto humanitario, la resolución del Consejo de Seguridad reitera su llamamiento a Argelia para que cumpla sus obligaciones internacionales con las poblaciones de los campamentos de Tinduf, exhortándola una vez más a que considere inscribir a los refugiados en los campamentos de refugiados de Tinduf y subrayando la necesidad de realizar esfuerzos en este sentido.
En cuanto a la estabilidad regional, el Consejo de Seguridad sitúa la controversia sobre el Sáhara marroquí en su contexto regional, reconociendo que una solución política a la controversia fortalecerá la cooperación entre los países del Magreb y contribuirá a la estabilidad y la seguridad de la región del Sahel.
Es de recordar que, con ocasión de la reunión celebrada en Lisboa en marzo de 2018 con el Enviado Personal, la delegación marroquí reafirmó los fundamentos de la posición marroquí, tal como se recordaba en el discurso de Su Majestad el Rey con ocasión de la conmemoración del 42º aniversario de la Marcha Verde, el 6 de noviembre de 2017:
– Ningún arreglo del expediente del Sáhara es posible fuera de la soberanía plena y completa de Marruecos sobre su Sáhara y fuera de la Iniciativa de Autonomía, cuya seriedad y credibilidad fueron reconocidas por la comunidad internacional.
– Las experiencias pasadas deberían permitir reflexionar sobre una obviedad: el problema no es tanto encontrar una solución a este expediente, sino más bien definir el proceso a seguir para lograrlo. Por lo tanto, corresponde a las partes que originaron este conflicto inventado asumir plenamente su responsabilidad en la búsqueda de una solución definitiva;
– El pleno respeto de los principios y fundamentos que ha mantenido el Consejo de Seguridad para el tratamiento de este conflicto regional artificial; de hecho, el organismo de las Naciones Unidas es la única instancia internacional encargada de supervisar el proceso de arreglo;
– El rechazo categórico de todo rebasamiento, de toda tentativa de quebrantar los derechos legítimos de Marruecos y sus intereses superiores, de toda propuesta obsoleta de excluir el plan de arreglo de los parámetros acordados, de la inserción abusiva de otros temas, que son tratados por las instituciones competentes.
27/06/2018