Artículos destacados


Fecha de publicación : abril 21, 2016

SM el Rey expresa el orgullo por el apoyo de los países del Golfo a la integridad territorial de Marruecos

SM el Rey Mohammed VI expresó hoy en Riad el orgullo y consideración por el constante apoyo que aportan los países del Golfo a Marruecos para defender su integridad territorial, y que hacen propia la causa del Sáhara marroquí.

“En efecto, el Sahara marroquí ha sido también, y desde siempre, una causa asumida por los países del Golfo, lo que no es de extrañar, viniendo de Ustedes”, aseguró el Soberano en un discurso pronunciado ante la cumbre Marruecos-Países del Golfo, que comenzó hoy en Riad.

En este sentido, SM el Rey recordó que en 1975, la Marcha Verde para la recuperación de las provincias del Sur, contó con la participación de delegaciones procedentes de Arabia Saudí, Kuwait, Qatar, Sultanato de Omán y Emiratos Árabes con la destacada presencia de Su Alteza el Jeque Mohamed ben Zaid al-Nahyan, Príncipe Heredero de Abu Dabi, a edad de 14 años.

Desde entonces, los países del Golfo no han escatimado esfuerzo alguno por defender la justa causa y la soberanía de Marruecos sobre el conjunto de sus territorios, agregó el Soberano destacando la postura que estos países han confirmado con ocasión de la última crisis con el Secretario General de la ONU.

“En esta ocasión, sin embargo, la situación es grave y sin precedentes en la historia de este conflicto artificial surgido en torno a la marroquidad del Sahara”, dijo SM el Rey precisando que el asunto ha alcanzado la magnitud de librar una guerra por procuración, interponiendo al Secretario General de la ONU, en un intento de atentar contra los derechos históricos y legítimos de Marruecos sobre su Sahara, a través de sus declaraciones parciales e inaceptables actuaciones respecto al Sahara marroquí.

“Pero no se asombren, ya que develado el motivo todo asombro desvanece. ¿Qué se puede esperar, pues, del Secretario General que reconoce no estar plenamente informado del expediente del Sahara marroquí, al igual que ocurre con otros asuntos, y que no son pocos, desconociendo incluso los minuciosos desarrollos y el verdadero trasfondo del mismo?, añadió SM el Rey preguntándose sobre qué puede hacer el Secretario General, sabiendo que es rehén de algunos de sus colaboradores y consejeros, en los que ha delegado la misión de supervisar la gestión de un determinado número de cuestiones importantes, contentándose con la puesta en práctica de las propuestas por ellos formuladas.

“Conocido es que algunos de aquellos funcionarios tienen un pasado en sus países y unas reservas políticas; además, sirven los intereses de otras partes, sin atenerse al deber de imparcialidad y objetividad, que requiere la pertenencia a la Organización de las Naciones Unidas y dicta la acción en el seno de misma”, indicó el Soberano.

“El Secretario General, pese a la consideración que personalmente le guardamos, no es más que un ser humano. Por lo tanto, no puede estar al tanto de todas las cuestiones planteadas en las Naciones Unidas y hallar soluciones a todas las crisis y conflictos a través del mundo”, subrayó SM el Rey.

“Quisiera dejar claro que Marruecos no tiene ningún problema con las Naciones Unidas, a las que pertenece como miembro activo, ni tampoco con el Consejo de Seguridad, a cuyos miembros guarda el respeto y con los cuales interactúa constantemente; pero sí con el Secretario General, y de modo particular con algunos de sus colaboradores, debido a sus posiciones hostiles a Marruecos”, explicó el Soberano recordando que Marruecos siempre ha mantenido una coordinación con sus tradicionales amigos, como los Estados Unidos de América, Francia y España, así como con sus hermanos árabes, especialmente los países del Golfo, y africanos como Senegal, Guinea, Costa de Marfil y Gabón.

No obstante, dijo el Soberano, el problema se plantea con los responsables de las administraciones, que cambian constantemente en algunos de estos países, precisando que con cada cambio hay que desplegar muchos esfuerzos para informar de todas las dimensiones y el verdadero trasfondo de la cuestión del Sahara marroquí, recordando que este conflicto ha perdurado más de cuarenta años y ha causado numerosas víctimas e importantes gastos materiales, y que la causa del Sahara es de todos los marroquíes, y no únicamente del Palacio Real.

“Los planes hostiles que buscan atentar contra nuestra estabilidad, son permanentes y no cesan. Así pues, tras desgarrar y destruir un determinado número de países de Oriente árabe, ahora pretenden hacer lo mismo en su Occidente; el último de los cuales no es otro sino las maniobras que se están forjando contra la unidad territorial de Marruecos, vuestra segunda patria”, subrayó SM el Rey.

Esto no es nuevo. Los rivales de Marruecos utilizan todos los medios, aparentes y velados, en sus flagrantes maniobras, indicó el Soberano agregando que procuran despojar de legalidad la presencia de Marruecos en su Sahara, reforzar la opción de independencia y la tesis separatista, o debilitar la iniciativa de autonomía, que la comunidad internacional reconoce como seria y digna de credibilidad.

“Junto con la persistencia de conspiraciones, el mes de abril, que coincide con las reuniones del Consejo de Seguridad sobre la cuestión del Sáhara, se ha convertido en un espantapájaros que se alza contra Marruecos, y un instrumento para presionarle, unas veces, y provocarle, otras”, subrayó el Soberano.
20/06/2016