Clima

El clima del Sáhara se caracteriza, en general, por precipitaciones débiles, ya que las lluvias son escasas tanto sobre las costas como en el interior. Las provincias del Sahara suelen ser de clima seco, caliente durante el día y fresco por la noche, y cambia en función de la proximidad o distancia del mar.

Los vientos son fundamentalmente alisios del nordeste y del oeste, en las zonas más próximas al océano Atlántico.