El agua como fuente de vida para el desarrollo humano, su disponibilidad es escasa en las zonas del Sur, porque son zonas áridas a causa de la escasez de las precipitaciones.

Anteriormente al año 1975 no existían redes de distribución del agua, por lo que las autoridades marroquíes se centraron en poner fin a la situación de déficit que caracterizaba a la zona, mejorando el grado de productividad para atender a las necesidades de los ciudadanos.

Igualmente, se han realizado proyectos relativos al agua potable destinada al consumo humano, ya sea proyectos de suministro de agua garantizando su salubridad y limpieza, o sea de reparto equilibrado de consumo a la población dentro de los centros urbanos y rurales.

El problema del agua potable en las zonas del Sur se basa en dos planos:

Insuficiencia de los recursos hídricos y exploración de las aguas subterráneas;
Infraestructura insuficiente en instalaciones de agua potable (abastecimiento, depósito y las redes de distribución).

Al respecto, se han elabarodo programas intensos para retirar nuevos recursos de agua propensos a responder a las necesidades de agua potable de la población.

Estos esfuerzos han contribuido a alcanzar actualmente unas tasas de acceso al agua potable de la población de las zonas del Sur superior al 95%.