Las autoridades han procedido a la creación de una estructura básica para crear condiciones favorables con el fin de ayudar a los jóvenes a desarrollar sus talentos y sus competencias a través de la organización de actividades culturales y deportivas.

A nivel cultural, varios medios se han puesto a la disposición de los jóvenes de las regiones saharauis, especialmente:

–          Salas de lectura e investigación en los centros urbanos destinadas a jóvenes para ampliar y profundizar sus conocimientos;

–          Casas de jóvenes: ofrecen actividades divertidas, educativas y formación pedagógica. También, organizan manifestaciones musicales, teatrales y cinematográficas con la proyección de películas. Estas Casas favorecen el desarrollo del sentido de responsabilidad, la creatividad y la iniciativa de los jóvenes.

–          Asociaciones de carácter educativo: es un espacio dedicado a los jóvenes para llevar a cabo actividades educativas complementarias fuera del horario escolar.

En el marco de la promoción y enriquecimiento del patrimonio popular saharaui, grupos folclóricos participan en festivales nacionales, de modo que protegen la autenticidad de los cantos y danzas de diferentes tribus de la región.

Es preciso señalar que la ciudad de El Aiún dispone de un centro cultural y de un palacio de congresos, con una capacidad de más de 1000 personas. Dicho palacio albergó varios encuentros, seminarios y reuniones importantes sobre temas relativos a la región o al país en general.