Importantes esfuerzos se han realizado para mejorar el nivel de salud de la población de las provincias saharauis, y superar el déficit en el sector de sanidad en las mismas, a través de crear nuevos establecimientos hospitalarios y una infraestructura sanitaria básica.
A la espera de la construcción de más hospitales, centros sanitarios y la puesta en marcha de nuevos equipamientos, los equipos de sanidad ofrecen servicios médicos móviles con el objetivo de luchar contra las enfermedades infantiles, así como otras enfermedades frecuentes, esepecialmente enfermedades oculares y la tuberculosis…
En las provincias saharauis, la implantación de servicios sanitarios tanto en el medio urbano como en el rural conoció un gran desarrollo en la última década, y la prioridad se concedió a las zonas más pobladas.
Estas provincias disponen de tres hospitales regionales, dos civiles y uno militar, que cuentan con una red de instalaciones sanitarias y abarca muchos servicios especializados, así como equipamientos sanitarios necesarios, una decena de centros sanitarios y clínicas privadas, médicos públicos y privados, enfermeros…